Del Lincoln Futura al Batimóvil, un golpe publicitario de Ford

El Batmobile de la primera serie televisiva de acción de 1966–1968
nació basado en un Concept Car de Ford Motor, llamado Lincoln Futura,
construido durante la década anterior en 1954-56. La carrocería del Futura,
fue fabricada por el carrocero Ghia de Italia, cuyos artesanos moldearon
los logos, sobre los paneles del auto y tallaron el estilo
de diseño de un rayo, sobre el cuerpo del auto.

En los años 50 la Ford quería desarrollar algún tipo de golpe publicitario que le permitiera elevar su imagen de auto de clase media, y para ello decidió probar suerte con un prototipo. El mismo sería un coche de aspecto revolucionario que llamaría la atención sobre la empresa y le serviría para crear una imagen de fabricante moderno y sofisticado.

Por ello le encargó la elaboración de de un concept car a los italianos de Carrozzeria Ghia, quienes desarrollaron en 1955 el Lincoln Futura al módico precio de 250.000 dólares de aquel entonces. El Lincoln Futura generó un gran impacto en todas las exhibiciones por las que pasó, siendo rápidamente replicado en posters, juguetes y maquetes para armar. Estéticamente parecía un coche futurista cruzado genéticamente con un tiburón y una mantarraya: su amplia parrilla, su estilizada línea y sus cúpulas de plástico eran sumamente extravagantes.

El Lincoln Futura se paseó por todos lados e incluso apareció en un filme de Glenn Ford – It Started with a Kiss (1959) – pero, para principios de los 60, el auto del futuro estaba abandonado en un taller y acumulando óxido a la espera de alguna especie de revancha del destino.

Allí es cuando entra a jugar su papel en esta historia el desarrollador de culto George Barris.

“Precisamos un batimóvil en tres semanas”
Mediados de la década del 60. La Fox planea sacar una serie basada en el personaje de historietas Batman. La idea es reflotar el éxito que había obtenido la serie de Superman de finales de los años 50 (con George Reeves); pero la nueva tira será en colores y tendrá un presupuesto abundante. En vista de la excentricidad del concepto, el superhéroe deberá tener un vehículo acorde a la alta tecnología que maneja.

El problema era que los tiempos de producción para el lanzamiento de la serie eran demenciales. La gente de la Fox contactó a George Barris para que construyera un Batimóvil desde cero, y éste comisionó a su diseñador estrella Dean Jeffries para comenzar a elaborarlo sobre la base de un viejo Cadillac… hasta que el estudio llamó a Barris y le exigió tener el auto listo en tres semanas. ¡Ah!. Y debía ser operativo y muy veloz.

Con el tiempo en su contra Barris decidió reflotar el Lincoln Futura que tenía oxidado en su patio de trabajo – el cual había adquirido por tan sólo un dólar a la Ford y que, carente de títulos y patente, estaba inhabilitado para operar en la calle -. Barris retocó la estética del Futura añadiendo un fino acabado negro, lineas rojas y el consabido logo del murciélago. A su vez, construyó tres réplicas del Futura modificado utilizando las chasis de dos Ford Galaxy y una de un Ford Thunderbird.

El coche rápidamente se hizo tan famoso como los protagonistas de la serie. La increíble cantidad de gadgets que poseía eran totalmente funcionales, incluyendo la turbina trasera y el lanzador de paracaídas. Mientras que la tecnología era su fuerte, la mecánica no lo era en absoluto: sus costosas cubiertas Mickey Thompson explotaban con frecuencia, el auto devoraba con suma facilidad la batería, el motor recalentaba y la turbina consumía el combustible en un santiamén, con lo cual el tanque se vaciaba y generaba impulso para tan sólo 15 segundos de carrera.

Para 1968 la serie se había cancelado, pero George Barris mantuvo los derechos sobre el Batimovil, pasando a ser una entidad independiente de la DC Comics. Mientras que las historietas adoptaron por muchos años la estética del coche de Barris (con algunos cambios), por otra parte Barris era el dueño legal de la imagen y la licenció para juguetes y maquetas a escala. Hasta el día de hoy el Batimovil de Barris suele exhibirse en giras llevadas a cabo alrededor de todo el mundo.

Y, si a usted le interesa tener su propio Batimovil, tan sólo precisa u$s 216.000. Es lo que cuesta las réplicas que desarrolla Bob Butts siguiendo el diseño licenciado por el mismo Barris.

Características técnicas del Batimóvil 1966:
Peso: 5500 libras
Distancia entre ruedas 126 pulgadas
Largo 226 pulgadas
Ancho 90 pulgadas
Altura 48 pulgadas
Motor V 8
Transmisión B&M Hydro Automatic (2nd transmission)

Por Alejandro Franco (Autos de Culto)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*