Devel Sixteen: V16 de 5,000 Hp capaz de alcanzar 560 Km/h

Hace ya cuatro años, en 2013, el Devel Sixteen hizo su primera aparición en el Dubai Motor Show. Una bestia imponente que prometía 5.000 caballos de potencia que hizo saltar los turbantes de los más adinerados. Desde entonces el proyecto quedó envuelto en una atmósfera de incógnitas, haciéndonos dudar sobre su viabilidad.

Dejando el diseño extravagante a un lado, el propulsor era la mayor de las dudas. Steve Morris Engines es la firma encargada de desarrollar un propulsor único en el mundo, un motor de V16 de 12.3 litros con cuatro turbos y su mayor problema fue encontrar un banco de potencia suficientemente grande para medir su potencia, puesto que el que tenían sólo alcanzaba a 4.000 CV. Ahora se han hecho con uno suficientemente resistente.

Las cifras impresionan, el vehículo impresiona, todo parece indicar que estamos ante un nuevo escalón en la ingeniería automotriz, pero algo nos hace desconfiar: Su fabricante es Defining Extreme Vehicles Car Industry L.L.C, una ignota empresa de Dubai que apareció de la nada para superar a los mejores productos que pueden ofrecer fabricantes como Koenigsegg con el Agera o Bugatti con el Veyron.

El Devel Sixteen es un hiperdeportivo con líneas muy semejantes al Pagani Huayra, pero motorizado por un V16 que alcanza los 5,000 Hp, cifra impensable para un vehículo. Este desmesurado auto alcanzaría para llegar de 0 a 100 Km/h en 1.8 segundos y seguir acelerando hasta llegar a los 560 Km/h.
Además del peligro que conlleva manejar un vehículo a esas velocidades, hay un problema bastante más grave: todavía no existen neumáticos homologados que soporten tal velocidad. Si quieres comprarte uno de estos, vas a tener que arriesgarte y rezar a todos tus santos.
De más está decir que nos encantaría que este modelo llegue a la producción, realmente sería alucinante verlo acelerar, aunque nos tememos que eso jamás ocurrirá. ¿Por qué? Por ejemplo, al Grupo Volkswagen, uno de los conglomerados automotrices más poderosos del planeta, le costó muchísimo esfuerzo, tiempo y dinero que el Bugatti Veyron se mantenga en el asfalto a 400 Km/h.
Los materiales, la aerodinámica y el desarrollo necesario para lograr ese objetivo fueron exorbitantes y es bastante improbable que una empresa recién fundada pueda superar ese desafío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*